¿Utilizar tu automóvil como instrumento musical? Tal vez suene descabellado, pero podría resultar en algo genial.

Si recorres las carreteras de Japón, quizá de la nada escuches una melodía: desde el himno del Monte Fuji hasta el soundtrack de la cinta El Viaje de Chihiro.

Estos increíbles caminos fueron diseñados por Shizuo Shinoda, ingeniero del Instituto de investigación Industrial de Hokkaido.

Actualmente, sólo existen cuatro de estas rutas musicales a lo largo de Japón, especificamente en las prefecturas de Hokkaido, Wakayama, Shizuoka y Gunma.

Te preguntarás: ¿cómo funcionan? Los ingenieros realizan surcos en el asfalto. Estos se encuentran a cierta distancia uno del otro. Al transitar por ellos a unos 45 kilómetros por hora, las vibraciones producidas generan una melodía. Éstas dependen de quá tan lejos estén los surcos entre sí y su profundidad.

La melodía se escucha sólo con los vidrios de las ventanas cerradas, y por lo general su duración es de 30 segundos. Para indicar que un tramo musical está cerca, hay notas musicales gigantes en el asfalto.

Se tiene registro del primer camino musical en octubre de 1995 en Gylling, Dinamarca, obra de Steen Krarup Jensen y Jakob Freud-Magnus, artistas daneses.

Este curioso proyecto llamó la atención de los japoneses y otros países que, mas allá de una expresión artística, decidieron implementarlo como medida para mantener a los conductores alerta y prevenir que se queden dormidos al volante.

Fuente Original

Compartir