Los impactantes performances anti-gobierno del artista ruso Pyotr Pavlensky hicieron que el mundo lo conociera, y también le valieron algunos meses en la cárcel. Ahora, una acusación fuera de los confines del arte provocó que escapara a Francia, donde buscará asilo político.

El mes pasado, autoridades rusas detuvieron a Pyotr Pavlensky y su pareja, Oksana Shalygina, después de que una actriz de teatro los denunciara por agresión sexual, acusación que negaron y aseguraron estar motivada políticamente.

De acuerdo con un escrito intitulado Liquidación, enviado al medio Hromdske, Pyotr Pavlensky declaró que sólo quieren desaparecer de la escena a un artista que resulta incómodo para la Rusia del presidente Vladimir V. Putin.

Entre su arte político, se encuentra Fixation, uno de sus performance más conocidos. Lo llevó a cabo en la Plaza Roja en 2013, y en él se cosió los labios para protestar por el encarcelamiento de miembros del grupo Pussy Riot.

Imagen relacionada

El artista ha sido ordenado a someterse a evaluaciones psiquiátricas, lo que condujo en 2014 a su actuación Segregation, inspirada en van Gogh, donde se cortó un lóbulo de la oreja derecha con la intención de mostrar que la psiquiatría es una colección de opiniones subjetivas.

Con Threat, Pyotr Pavlensky incendió las puertas de la FSB (antes la KGB de la Guerra Fría). Por esta acción, pasó siete meses en la cárcel acusado de vandalismo.

Pyotr Pavlensky

Pyotr Pavlensky dijo que sólo veía dos opciones: ser llevado a un campo de prisioneros durante 10 años junto con su pareja y mientras sus hijos son criados en un orfanato, o huir de Rusia.

Resultado de imagen de Pyotr Pavlensky

La comunidad artística se encuentra dividida por el caso. En medio de un contexto en el que la violencia contra la mujer es un tema central en el país, hay quienes piensan que Pyotr Pavlensky está cubriendo su delito con cuestiones políticas.

Resultado de imagen de Pyotr Pavlensky

Sin embargo, el ambiente hostil hacia la cultura, en diciembre, Vladimir V. Putin estableció los criterios de lo permitido en el arte, y con recortes a la financiación, ha hecho que parte de la comunidad piense en un atentado hacia el artista.

Fuente Original