Morris Katz fue un polaco-americano que según los récords Guiness es el más prolífico y más veloz pintor del mundo y cuya técnica principalmente utilizaba espátulas y papel de baño en lugar de pinceles y brochas.

Morris Katz nació en Polonia y después de la Segunda Guerra Mundial vivió durante un tiempo en un campo de refugiados donde aprendería carpintería y se interesaría por los trabajos manuales. En 1949 llegaría a los Estados Unidos y sus conocimientos de carpintero le permitirían hacerse de una vida con los recursos suficientes para también dedicarse a explorar sus habilidades artísticas, y fue a partir de entonces que éste prolífico pintor comenzó a hacerse famoso.

Llegaría a convertirse en una figura televisiva —su habilidad lo convertía en algo digno de mostrarse en televisión—, aparecería con David Letterman y Oprah. Y a pesar de ser autodidacta, también encontraría en la docencia un amplio público que aprendería de su técnica y su expresión artística.

Fallecería en 2010, pero nadie ha logrado batir su récord: pintar de inicio a fin un cuadro en 30 segundos.

Fuente Original