No sé si ubican el reallity show estadounidense “RuPaul’s Drag Race”“The Switch” vendría siendo la versión nacional, que para sorpresa de muchos y siendo el único de su tipo en la televisión latinoamericana, tuvo una muy buena recepción de la audiencia. Bueno, del reallity conducido por RuPaul, Phi Phi O’Hara ha sido de las Drag Queen favoritas del público y que luego de hacerse famosa, decidió imponerse el reto #365DaysOfDrag, en el que debía convertirse todos los días durante un año, en un personaje diferente; va viento en popa la cosa.

Ya sea en el reallity estadounidense (que por cierto, está en Netflix) o en la versión chilena, hemos visto increíbles transformaciones en donde los concursantes demuestran su talento en el arte de travestirse. En el caso de Phi Phi O’Hara, logra convertirse en el personaje que se proponga.

Jeremy Carey es su verdadero nombre y fue finalista de la cuarta temporada de “RuPaul´s Drag Race”. Además de dedicarse a este mundo, es también diseñador gráfico, cantante y cosplayer. Mucho de lo anterior explica su versatilidad y creatividad al momento de transformarse.

A principios de año, anunció un nuevo proyecto; 365 Days of Drag, en el que cada día -y a través de su cuenta de Instagram– podremos verla con un look diferente o personificando a alguien. Cabe destacar que es ella/él quien se encarga del maquillaje, pelucas, vestuario e incluso de fotografiarse.

Una de las series más populares que ha realizado hasta el momento, ha sido en la que ha basado sus trabajos en personajes animados de la década de los 90’s.


Si disfrutaste este artículo, síguenos en:

Fuente Original