El Museo de Bellas Artes de Sevilla ha inaugurado la exposición “Francisco Pacheco. Teórico, artista y maestro”, que podrá visitarse hasta el próximo 12 de junio y que constituye una de las grandes citas de la pinacoteca sevillana para este 2016. La muestra ofrece una mirada completa sobre el creador y algunos de sus discípulos, como Velázquez y Alonso Cano.

El Museo de Bellas Artes de Sevilla ha inaugurado la exposición Francisco Pacheco. Teórico, artista, maestro. Una muestra que aspira a situar al creador andaluz en el lugar de privilegio que le corresponde dentro de la rica historia del arte barroco. Pintor y poeta, editor literario, teórico, participante en tertulias interdisciplinares que animaban la ciudad a finales del siglo XVI, Pacheco fue una de las personalidades artísticas más relevantes de su época. Pero el paso de los siglos y la popularidad de autores como Velázquez o Alonso Cano, dos de sus discípulos, han eclipsado su figura.

A través de 58 pinturas, libros, dibujos, manuscritos y esculturas, la exposición ofrece una mirada completa sobre el artista y los mencionados Velázquez, su alumno y yerno, y Alonso Cano, de los que también se exponen piezas en la muestra. Pacheco, que colaboró también con Martínez Montañés, fue el autor, además, del tratado artístico más completo de la historia del arte en España de todas las épocas: El Arte de la Pintura. La exposición se divide en tres ámbitos (El teórico del arte, El artista y El Maestro) y discurre por la Sala IV del Museo, la Sala de Exposiciones Temporales y el Claustro.

“Desposorios místicos de Santa Inés”, Francisco Pacheco, 1628, óleo sobre lienzo, 169 x 124 cm.

Uno de los grandes logros de la muestra es la importante nómina de préstamos que la integran y que, en palabras de Aguilar, “viene a reforzar el peso y la importancia tanto del autor andaluz como de la propia pinacoteca”. Así, además de las obras de Francisco Pacheco que forman parte de la colección del Museo de Bellas Artes de Sevilla que, en total, se acerca a la veintena, la muestra expone préstamos procedentes del Prado, la Biblioteca Nacional, la Biblioteca del Palacio Real, la Fundación Lázaro Galdiano, la Catedral de Sevilla, la Universidad de Sevilla y distintas parroquias de la provincia así como de distintas colecciones particulares.

La muestra está concebida y producida por el Museo de Bellas Artes de Sevilla y en ella ha participado muy activamente su taller de restauración y conservación, que ha contribuido tanto a la documentación de la exposición como a las tareas de coordinación de las diferentes restauraciones y labores de conservación realizadas.

Para la consejera de Cultura, Rosa Aguilar, esta exposición supone una “oportunidad para acercarnos a un artista completo, implicado en todos los saberes y expresiones desde el punto de vista cultural”. Organizada por el propio museo, la muestra plantea un recorrido por la obra del pintor, una figura clave para entender la cultura de la Sevilla de finales del siglo XVI y todo el arte barroco.

Fuente Original