La artista plástica argentina inauguró “Curvas Rectas”
una muestra de 15 obras en la Galería de Arte del Consulado Argentino DE NY.

 

Miriam Costanza nació en Mendoza y comenzó a pintar de manera autodidacta desde temprana edad. Continuό sus estudios artísticos en Buenos Aires y luego se trasladó a Estados Unidos, donde desarrolla una prometedora carrera con exposiciones en reconocidas galerías. Durante su estadía en Miami conoció al prestigioso artista argentino Pérez Celis, quien decidió que ella debería quedarse con su estudio de trabajo cuando el futuro lo alejara de Estados Unidos. Más tarde, su búsqueda artística la llevό a radicarse en Nueva York, donde sus creaciones son bien recibidas en el circuito local; llegando a exhibir junto a la destacada pintora cubana, Carmen Herrera.

Luego de un camino artístico de cuarenta años, Costanza ha desarrollado un particular estilo dentro de la abstracción geométrica: evita los habituales patrones reticulares y explora los límites del lienzo a través de curvas infinitas y planos convergentes. Las diversas formas que realiza con una paleta de colores vibrantes conmueven de un modo minimalista y cautivador. En los últimos años, el proceso creativo de Costanza ha evolucionado de manera intensa, en parte producto de la gran amistad que mantiene con Carmen Herrera, quien con más de 100 años de edad todavía es referente histórico y actual de la geometría abstracta.

El pasado mes de diciembre, Costanza inauguró “Curvas rectas”, una exhibición en la Galería de Arte del Consulado Argentino en Nueva York que se mantendrá hasta el 25 de enero del 2017. Está conformada por 15 obras originales que buscan expresar, en palabras de la artista, “una metamorfosis incesante de líneas rectas y curvas que existe en el espacio tridimensional de la mente; su identidad original no puede distinguirse en el lienzo sino que están destinadas a estar juntas en el proceso”.

En este siglo las obras de Miriam Costanza han pasado a formar parte de colecciones públicas y privadas de Argentina, Chile, Colombia, Venezuela, España, Italia y Suecia, entre otras; y han sido seleccionadas para exposiciones en renombrados espacios artísticos, como la Bam Art Auction (2016); Art Takes Manhattan en la Caelum Gallery (2016); Art Wynwood de Miami (2016); el Abrons Arts Center (2014); Pinta Art Fair NY y Scope NY, en la Frederico Seve Gallery (2011).

Acerca de Miriam Costanza
Miriam Costanza nace en 1963 en la provincia de Mendoza, Argentina. Su pasión por la pintura comienza desde pequeña incursionando, de manera autodidacta, en las líneas y formas de la geometría abstracta, combinada con el poder de la luz y los colores que regala su provincia natal. Su padre, Salvador Costanza, dirigía una fábrica de carrocerías donde diseñaba autos para Turismo de Carretera. Miriam pasa gran parte de sus horas observando a su padre y a quienes allí trabajan; absorbiendo la geometría de la aerodinámica producida con disciplina y orden calculado. Las líneas plásticas de los autos y las curvas de las pistas de carrera forman parte de su imaginario cotidiano mientras comienza a experimentar con los materiales que encuentra en la fábrica: chapas, esmaltes sintéticos y maderas.
A los 19 años se traslada a Buenos Aires para trabajar en publicidad. Sin embargo, utiliza mucho de su tiempo para formarse en técnicas de acrílico y όleo asistiendo a los atelieres de los artistas Franca Delaqua y Atilio Laguzzi. Inaugura así un período de arte naïf participando en varias exposiciones colectivas. Pasarán varios años hasta que retome la geometría abstracta.
En 1992 se radica en Miami, Estados Unidos, donde toma cursos de dibujo y pintura en el Miami Dade Community College y se conecta con la comunidad artística local.
En 2007 el prestigioso artista argentino Pérez Celis, antes de regresar definitivamente a la Argentina, le cede, en reconocimiento del potencial de la artista, su estudio de Miami con casi todos sus materiales de trabajo. A partir de ese momento, Costanza siente la obligación de dedicarse de lleno a la creación plástica y la necesidad de simplificar su trabajo; comienza nuevamente una transformación artística que la reencuentra con la geometría abstracta que se consolida en el 2009 cuando se traslada a Nueva York.
Ya definitivamente radicada en Nueva York se relaciona con la escena artística local y se nutre de la inmensa oferta y diversidad de los extraordinarios museos y galerías de arte que ofrece la ciudad. Su amigo, el pintor y curador Tony Bechara la introduce a la vorágine del mundo artístico neoyorquino y la presenta como artista en diversas galerías. Gracias a Frederico Seve y su famosa galería Latin Collector tiene el privilegio de mostrar su obra junto a la gran artista cubana Carmen Herrera, quien se convierte en gran amiga y silenciosa inspiradora de su universo geométrico.
Las obras de Costanza se encuentran en colecciones públicas y privadas de Estados Unidos, Argentina, Chile, Uruguay, México, Colombia, Venezuela, España, Italia, Inglaterra y Suecia.
En los últimos años, ha realizado exposiciones en reconocidas galerías como: Art Takes Manhattan en la Caelum Gallery de Nueva York (2016);  Art Wynwood de Miami (2016); Abrons Art Center de Nueva York (2014); Scope NY en la Frederico Seve Gallery (2011); y la galería de arte del Consulado Argentino de Nueva York (2011, 2014).
Agradecimiento especial a  Debora Mazzola por confiarnos la difusión de esta gran muestra .