No es un invento, no es photoshop y no es una película de ciencia ficción. La “casa del volcán” fue construida en 1968 y su estilo neo-futurista cautivo al contemporáneo fotógrafo Lance Gerber, quien en una serie de fotografías envidiables, reveló la sensación de atemporalidad que hace cuestionarte realmente donde ha sido el mejor carrete de tu vida (para no entrar en detalles).

Photo © Lance Gerber.

Photo © Lance Gerber.

Photo © Lance Gerber.

La casa fue diseñada por el arquitecto californiano Harold Bissner Jr., teniendo como inspiración una planta de generación de energía nuclear – aunque todos creemos que es una casa de reposo post Burning Man -, para ubicarla justo en el límite de L.A. y Las Vegas en Newberry Springs, pleno desierto de Estados Unidos.

Photo © Lance Gerber.

Photo © Lance Gerber.

Photo © Lance Gerber.

Photo © Lance Gerber.

Photo © Lance Gerber.

Photo © Lance Gerber.

Esta propiedad fue vendida el 2003 a Huell Howser – personalidad televisiva americana – quien luego la donó a la Universidad de Chapman para que puedan realizar estudios geológicos y astronómicos – estudios que nunca se finalizaron porque todos se quedaron pegados en los alucinógenos – que finalmente fue revendida el 2015 a un comprador no relevado (obvio que fue vendida un dealer).

Photo © Lance Gerber.

Photo © Lance Gerber.

La sensibilidad de Gerber sirvió para capturar el dominio de la estructura geométrica que nos lleva a vivir la vida del futuro y un poco más.

Photo © Lance Gerber.

Photo © Lance Gerber.

¿Quién no se quedaría pegado en un lugar así? ¿Ah?

Fuente Original