Javier Mariscal expone en la galería Eude de Barcelona una selección de dibujos, grabados e imágenes animadas que reflejan la frescura y espontaneidad de este creador. Son obras de una expresividad clara y potente. Hasta el 23 de abril

La obra de Javier Mariscal (Valencia, 1950) transmite buenas vibraciones. Sus trazos son sencillos, con una personalidad muy clara e identificable. Quien se encuentre enfrente a los Garrigis reconoce la misma mano que creó al Cobi de los Juegos Olímpicos de Barcelona 92 y que dio vida a Chico y Rita, los protagonistas de la película de animación que realizón con Fernando Trueba. Cada uno es de ellos tiene unos rasgos y unos caracteres propios bien definidos, pero son fieles a la esencia de una mirada que traslada inocencia y gamberrismo. Y lo hace utilizando pocos elementos, con líneas sencillas, despojadas de abalorios; de lectura inmediata y narrativa propia del cómic.

Sin título, por Javier Mariscal, 2003, serigrafía, 31 x 144 cm, edición XII/XV

Sillas, 2008, por Javier Mariscal, tinta china sobre papel, 70 x 50 cm.

Sillas, 2008, por Javier Mariscal, tinta china sobre papel, 70 x 50 cm.

De entre todos los perfiles de Mariscal, la galería Eude ha escogido los de dibujante, grabador, diseñador de impresiones digitales Glicée y realizador de dibujos animados (el creador valenciano también ha creado muebles, intervenciones artísticas, proyectos de interiorismo…) y ha seleccionado la obra en papel y los dibujos animados buscando la representación de sus temas más significativos: paisajes urbanos, entre los que se puede reconocer escenarios de Barcelona, ciudad en la que vive, interiores cargados de objetos cotidianos, tipografías juguetonas, animales de rasgos ingenuos, Cobi (¿cómo iba a faltar?), y los Garrigis, personajes a los que desde Eude describen como “holgazanes y quizás un poco gamberros”, pero a los que no les da ninguna pereza animar una y otra las hojas en blanco de Mariscal.

Las técnicas son diversas: dibujos a tinta china, serigrafías, impresiones digitales, collages, aguafuertes, grabados a la punta seca, además de libros, un álbum con cuatro serigrafías de Chico y Rita, y dos vídeos: los Garrigis de pesca a la luz de la luna, y un making off de la película Chico y Rita. Merece la pena fijarse también en el el manejo del color y en la elección de paletas restringidas con un

Arriba: Garriris dans le Bar Beirut, por Javier Mariscal, 2011, tinta china sobre papel, 50 x 70 cm.

Fuente Original

Compartir