Desde siempre el beso ha sido la más bella expresión de amor, representado por los artistas de todas las épocas y en todos los estilos, aquí están los diez más hermosos besos.

FRANCESCO HAYEZ – “El beso” es una famosa pintura de Francesco Hayez del 1859. Es un cuadro muy sensual, donde los dos amantes intercambian un beso antes de la huida del hombre, que ya está con un pie en la escalera. Sin embargo, este cuadro también tiene una gran importancia por el “Risorgimento”: de hecho, el hombre tiene los colores de la bandera italiana, mientras que la mujer tiene los colores de Francia. La pintura expresa un sentimiento puro y apasionado, típico del romanticismo italiano.

GUSTAV KLIMT – “El beso” del  artista austriaco hecho en 1907 y que actualmente se conserva en la Galería Austriaca en Viena. Este trabajo, en total acuerdo con los cánones de estilo Art Nouveau, está pintado sobre tela con decoraciones y mosaicos en el fondo de color dorado. Representa el éxtasis que provoca el amor. Hombre y mujer parecen pertenecer a un mismo organismo, que a su vez se convierte en uno con el universo. Las flores y los brotes en los que se apoyaron los dos amantes representan la energía vital que se genera por el amor.

 2

RENÉ MAGRITTE – “Los Amantes” del pintor surrealista belga René Magritte de 1928. La pintura representa a una pareja cubierta por un velo que se abraza y se besa. Mucho se ha especulado acerca de por qué la pareja se cubre, mientras que otros han interpretado la pintura de diferentes maneras; en cualquier caso, la interpretación más común es ‘El amor es ciego’.

3

GIOTTO – La Reunión de Ana y Joaquín en la Puerta Dorada de Giotto, que data de alrededor de 1303 a 1305, forma parte del ciclo de la Capilla de los Scrovegni en Padova, Italia. Es la última de las historias de Joaquín y Ana en el registro más alto de la pared de la derecha, mirando hacia el altar. Este conmovente encuentro puede ser considerado como el primer  beso pintado en la historia de la pintura.

4

EDVARD MUNCH – “El beso” de Munch es una pintura de 1892, conservado en la National Museet for Kunst en Oslo. La pintura es parte de un conjunto de obras que tratan el tema del ciclo de la vida, la muerte y el amor. La relación entre el hombre y la mujer es un tema a menudo afrontado por Munch. Las dos figuras abrazadas, imposibles de distinguir separadamente, representan la pérdida de identidad. La relación entre el hombre y la mujer se configura como una tensión entre el deseo de amar y el miedo al amor. La relación ambigua se expresa por la fusión física de las dos figuras que se abrazan en un intento de anularse o asimilarse.

5

MARC CHAGALL – Su “Cumpleaños”, construido en 1915, es parte de la serie de pinturas que celebran el amor del artista por su primera esposa. Bella, en su libro, dice que cuando decoraba la habitación con flores para el cumpleaños de su marido, Chagall le pidió que dejara de hacerlo porque quería retratarla. La imagen se caracteriza por los dos cónyuges en suspensión en el aire y el artista que, para besar a su esposa, toma un ángulo imposible. Chagall pintó todo minuciosamente, lo que indica que cuando está con su esposa Bella todo en realidad es perfecto y parece que ella le puede traer la felicidad.

6

WILLIAM ADOLPHE BOUGUEREAU – “Cupido y Psique, niños” es una pintura al óleo de 1890, que forma parte de una colección privada y es una de las más famosas obras del autor. El trabajo es conocido erróneamente como “el primer beso”, que simboliza el amor puro, la dulzura infantil y los aspectos más pura del amor.

7

AGNOLO BRONZINO – “La Alegoría del triunfo de Venus” es una pintura al óleo sobre tabla de Agnolo Bronzino, que data de alrededor de 1540 a 1545 y conservado desde 1860 en la Galería Nacional de Londres. Se considera una de las mejores obras maestras de principios del manierismo italiano

8

ROY LICHTENSTEIN – Definitivamente efervescente la obra del artista estadounidense, uno de los más famosos exponentes del Pop Art.

9

CORREGGIO – La pintura, que data de alrededor 1532-1533, obra del famoso pintor emiliano, está dedicado a la historia de Io, una sacerdotisa de Hera, como se relata en las Metamorfosis.

10

 

 

Fuente Original