Dalí ha sido y será conocido como uno de los genios del arte de su generación y su gusto por lo surrealista sigue fascinando a los amantes del arte de todo el mundo. Hasta ahí todo bien. Lo que desconocíamos era que este caballero, entre tanto evento social y tantas cenas con los Rothschild, encontró tiempo para escribir e ilustrar un libro de cocina que fue lanzado en 1973.

Dalí es conocido por sus famosas obras en óleo como “La persistencia de la memoria“, “Sueño causado por el vuelo de una abeja alrededor de una granada un segundo antes de despertar” o “Cisnes que se reflejan como elefantes”. Por sus creaciones en diversas técnicas como la escultura y sus trabajos en acuarela, tinta y carboncillo, además de sus incursiones en la fotografía y el cine ¿PERO CHEF?

Un libro dividido en 12 capítulos que abarca preparaciones que van desde vegetales y pescados hasta platillos afrodisíacos ilustrados eróticamente:

  • Platos exóticos
  • Huevos y crustáceos
  • Primeros platos
  • Caracoles con rana
  • Pescados y mariscos
  • Caza y aves
  • Cerdo
  • Vegetales
  • Afrodisíacos
  • Postres
  • Entremeses

El libro de gastronomía comienza magistralmente y en palabras de Dalí y su esposa Gala: “Nos gustaría dejar claro que, a partir de las primeras recetas, Les Diners de Gala, con sus preceptos y sus ilustraciones, se dedica de forma exclusiva a los placeres del gusto. No busquen fórmulas dietéticas aquí. Tenemos la intención de hacer caso omiso de esos cuadros y tablas en los que la química toma el lugar de la gastronomía. Si usted es un discípulo de uno de esos contadores de calorías, cierre este libro de una vez; es demasiado alegre, demasiado agresivo, y demasiado impertinente para usted”.

Y es que para él, la cocina era otra forma de representar el arte. El amor e interés por la gastronomía surge gracias a la influencia de su papá, quien lo llevó a recorrer y degustar por todos los restaurantes de España. Como bien señala la publicación de la revista de arte Fahrenheit, Dalí relaciona el comer con la manera de vivir, ya que para este artista el simple acto de comer asocia todos los sentidos; de hecho, define a la mandíbula como: el órgano más filosófico del hombre. Para Dalí, la gastronomía siempre fue una constante, pues para este genio, pintar y cocinar son artes afines. Si lo pensamos bien, ambas ramas requieren una alta creatividad; aunque las dos se enfocan en lo visual, la cocina agrega el gusto y el olfato. Cocinar es como componer: simplemente debes coordinar los sabores, olores y colores entre sí para obtener armonía y que evoquen los sentidos del comensal.

1

La publicación contiene 55 recetas ilustradas a todo color, de las cuales 21 de ellas fueron elaboradas por chefs franceses. El nombre del libro surge cuando Dalí asiste a Maxim’s, un restaurante en donde se había llevado a cabo una cena de gala en la Persépolis con el motivo de la conmemoración de los 2,500 años del Imperio Persa. Este festín reunió lo mejor de lo mejor y cuando el artista lee el menú de la cena, lo relaciona con el nombre de su esposa (Gala), y así es como se inspira para dar el nombre a su libro.

7
9
2
3
4
5
untitleccd
salvador_dali_les_diners_de_gala_suite_of_12_lithographs
untitleeed
untirrtled
untitlddded
untitldded
untitled
13


Si disfrutaste este artículo, síguenos en:

Fuente Original