Más allá de un pene o la representación fálica de distintas piezas e instrumentos, la vagina ha sido uno de los órganos de mayor obsesión imaginaria desde que el humano es humano. El sexo femenino, dado su carácter cultural, político o social, ha sido objeto de diferentes análisis o estudios tanto en imagen como en concepto; diversos artistas mediante prácticas plurificadas e históricas han posicionado a la entrepierna de la mujer como un símbolo de fecundidad, voluptuosidad, rebeldía y males sobrenaturales.


Por ejemplo, la representación vulvar en Vézère, Francia, es uno de los primeros registros del enigma femenino en la Tierra; hemos visto también su poder evolutivo en la “Venus de Hohle Fels”, la “Afrodita” griega, el escandaloso Renacimiento y sus diosas, los estudios anatómicos de da Vinci, el erótico realismo de Courbet, la línea sugerente de Schiele y Klimt, la instalación de Duchamp y la captura rabiosa de Richter.

En ese trayecto se propusieron e instauraron, de igual manera, las bases para una revolución total del género a partir de múltiples texturizaciones, formas, tonalidades, transfiguraciones y acciones en el ámbito de las artes. Así, un día llegó Georgia O’Keefe a nuestras vidas; sus estudios florales y reflexiones casi freudianas abrieron paso a lo que hoy conocemos como olas vaginales o feministas.

arte erotico georgia okeefe vagina
Y en dichos capítulos de una lucha por la visibilidad o la continuación de una honorabilidad, se han producido cientos de miles de vaginas en lenguajes artísticos que nunca nos hubiéramos planteado; con esquemas divergentes de la belleza, creativos y autores han traído a la realidad vaginas increíblemente hermosas.

_

Por ejemplo, “Holy Vagina Jesus”, del artista nacido en los años 60, Michael Hussar, es un intento por incluir la posibilidad femenina en el paso de lo sacro o mesiánico en la historia de la humanidad, así como una afrenta visual a los cánones religiosos del discurso.

arte erotico michael hussar vagina

Otra de las vaginas más emblemáticas en la historia contemporánea es “Dirty Corner”, de Anish Kapoor, una escultura monumental de va de lo cornucópico a lo estridente en un intento por generar discusión en torno al carácter femenino de Marie Antoinette.

arte erotico anish kapoor vagina

También se encuentran los bordados de Laüra Hollick, los cuales intentan, como resultados de talleres y pláticas, dar otra perspectiva de representación, vinculación y apoderamiento a la vagina humana y quizá no humana.

arte erotico laura hollick vagina

“Matriarch”, de Andrea Hasler, es una instalación que invita a la reflexión en torno a la seguridad femenina en el mundo y los vínculos (vialidades inversas) entre la mujer-madre y un hijo. Aunque muchos consideran su trabajo como un desafío visual, probablemente Andrea es de las artistas más sinceras en cuanto a realidades se trata.

arte erotico andrea hasler vagina

Una de las alternativas en el arte contemporáneo es que no se basa en la pintura o los soportes tradicionales para generar experiencias estéticas o artísticas; en el caso de “The Paintbrush of Gustave Courbet”, Peter de Cupere fabricó un pincel con vello púbico y una “tinta” imperceptible más que al olfato hecha con la esencia de una vagina.

arte erotico peter de cupere vagina

arte erotico peter de cupere vagina cuadro

En su serie “Fuck Paintings”, Betty Tompkins siempre ha recurrido a la imagen estridente y al close-up de la relación sexual y la vagina fuera de las representaciones complacientes del órgano pulcro, estetizado y dispuesto.

arte erotico betty tompkins vagina

Robin Walker y su “Mother of Pearl” posicionan a la vagina frente al espectador como un monumento de la naturaleza y el misticismo que crea nuevas posibilidades como si fuera el demiurgo más grande.

arte erotico robin walker vagina

La artista Allyson Mitchell ha creado un espacio llamado “Hungry Purse”, el cual abre la sensación de habitabilidad en el ser mujer y la narración alternativa del mundo como un cosmos femenino.

arte erotico allyson mitchell vagina

De esta forma, se da continuidad a la manera cómo se concibe a la mujer en el planeta y en el sistema que le rige; por ejemplo, para ahondar aún más en este tema, se pueden revisar las mujeres más hermosas en la historia del arte o, en caso contrario, las representaciones diabólicas de la mujer en el arte.

 

Fuente Original