En el artista siempre existe una fascinación por retratar el cuerpo de la mujer. En este acto se encuentra el desahogo de tantas ausencias padecidas en vida, como Van Gogh, que sólo sobre el lienzo tocó la perfecta figura de líneas rectas y curvas que dan forman a un cuerpo cálido y seductor.Él retrató prostitutas y convirtió el espacio gris que las rodeaba en un paisaje con vida y sentimientos. Es natural que en algún punto de la historia del arte, ese llamado desesperado de poseer a una mujer llegara hasta el corazón de otro individuo que sufría el mismo pesar.

La agonía  de Van Gogh tocó el corazón del pintor alemán Ernst Ludwing Kirchner un par de décadas después, inspirando a un joven desorientado a transformarse en un artista. De inmediato supo Kirchner que para combatir sus ausencias tenía que pintar y viajó hasta Múnich para estudiar en la Escuela de Bellas Artes.

De su mentor tomó el estilo cromático cálido y subjetivo, combinándolo con un gusto por las formas planas, poco voluminosas y carentes de perspectivas, que son reforzadas con el uso de contornos trazados con líneas gruesas. Su trabajo consistía en retratar a prostitutas, locales nocturnos de dudosa reputación, calles angostas con personajes oscuros y misteriosos.

Cuarto de mujeres / Ernst Ludwig Kirchner

Mujer amarilla / Ernst Ludwig Kirchner

mujer de rojo / Ernst Ludwig Kirchner

Sus obras recuerdan a la simplificación formal expresionista con un uso arbitrario del color. En un primer momento se notó la influencia de Van Gogh, que al poco tiempo transformó a un estilo más sintético y bidimensional. Kirchner trató de derivar las formas naturales de los objetos a simplificaciones radicales, y muchas veces, brutales. Este efecto se puede notar en la obra “Autorretrato con modelo” (1907), donde las líneas marcadas y colores desentonados crean un sentimiento de violencia.

autorretrato con modelo / Ernst Ludwig Kirchner

El recelo que tenía con el mundo despertó su espíritu de choche y en 1905 fundó el movimiento artístico Die Brücke, el cual busca experimentar e innovar, pero también realizar una protesta contra academicismos y ciertos “ablandamientos” típicos de la Belle Époque. Para los historiadores del arte, el surgimiento de esta tendencia señala el inicio de un periodo de crisis.

El estilo del Die Brücke consistía en optar por estridentes colores, trazos caóticos y angulosos, en temas llenos de ansiedad y deformaciones que señalan la inquietud psíquica del autor.

En cama de Ernst Ludwig Kirchner

Mujer verde / Ernst Ludwig Kirchner

Couple / Ernst Ludwig Kirchner

En 1911 se traslada a Berlín, donde realizó algunas de las obras más características del expresionismo alemán, especialmente con representaciones de mujeres como Cinco mujeres en la calle (1913, Museo Wallraf-Richartz, Colonia), en las que se ríe con distorsiones grotescas de la artificialidad amanerada de la sociedad berlinesa.

Mujer de rojo / Ernst Ludwig Kirchner
Mujer de negro / Ernst Ludwig Kirchner

Mujer con paraguas / Ernst Ludwig Kirchner

Este movimiento de crítica duró poco, puesto que en años consecutivos Alemania comenzó a prepararse para el primer conflicto bélico más grande del mundo.  Con todo su pesar, Kirchner fue enviado a combatir en la Primera Guerra Mundial y como resultado tuvo el abandono de  sus pasiones, ahuyentadas por sangrientas imágenes de muerte y cuerpos mutilados. El resultado fue un fuerte deterioro psicológico y físico.

Kirchner se autorretrató  como soldado en su taller de Berlín, con su uniforme de artillero, los ojos perdidos como un ser alienado y muestra en primer término su antebrazo derecho amputado. Así representa su pavor, el miedo a un posible destino fatal, el temor de ver su carrera artística truncada. La guerra, en la que Kirchner participó durante poco tiempo, fue una experiencia traumática para él.

autorretrato como soldado / Ernst Ludwig Kirchner

Su dolor físico y emocional terminó con su inhabilitación en el campo de batalla, y por consiguiente, el traslado a un pequeño pueblo suizo donde vivió aislado el resto de su vida. Tras la llegada al poder de los nazis en Alemania, su obra fue calificada como arte degenerado y se destruyeron muchos de sus trabajos. Por esta razón Kirchner sufrió una recaída de su estado depresivo y se suicidó en junio de 1938.

Mujer en cunclillas / Ernst Ludwig Kirchner

La pintura de Ernst Ludwing Kirchne, y del grupo Die Brücke, es considerada como una de las primeras expresiones de las vanguardias del siglo XX.

Fuente Original

Compartir