El tenebrismo se caracteriza por el violento contraste de luces y sombras debido a una fuente de iluminación forzada. Su finalidad es destacar o potenciar algunos elementos del discurso. Esta novedosa técnica la utilizó el pintor Caravaggio para cargar de realismo y dureza sus composiciones. Para él, la luz debía de surgir de un extremo para golpear el costado de sus personajes. Por eso dicen que su taller era un temible calabozo, donde los dolores insondables del espíritu son revelados.

La tenebrosa metáfora se rectifica cuando las figuras se encuentran sobre un fondo oscuro. Es como internarse en la lobreguez del arte para conocer el sufrimiento, debido a que  el dolor es uno de los temas centrales de la obra. Sea consciente o no, la mayoría de retratos son como un gélido soplo que eriza el cuerpo con una trágica escena. Cuando inicia el siglo XVII, las pinturas de Caravaggio se vuelven las más famosas de roma, quizá porque su tema central es el dolor a través de pasajes bíblicos.

Sus cuadros comienzan a ser objeto de interés por los coleccionistas. Su éxito se dispara, brindándole la gloria y la muerte. La exaltación de su posición social cegó su carácter noble y se convirtió en un hombre problemático.  Se rodea de un grupo de amigos nefastos y explora los estratos más agresivos de la urbe romana. Durante este tiempo recibe denuncias por sus malos y decadentes actos, sin lograr que cambiara su nuevo comportamiento. Un colega del arte dijo que era “una persona trabajadora, pero a la vez orgullosa. Es difícil llevarse bien con él”.

A pesar de ser uno de los pintores más valorados de la ciudad. Su imagen no lo salvó del castigo por matar a un hombre. Caravaggio seguía causando problemas en la ciudad y un día, en un partido de tenis, se enfrentó y asesinó a Ranuccio Tomassoni, líder de un pequeña banda de delincuentes que operaba en Roma. Asustado por una amenaza de muerte, el pintor barroco se traslada a Nápoles para evadir las consecuencias. El tenebrismo de su pintura comenzaba a invadir su vida.

Cuando regresó a Nápoles, al final d e su vida, fue atacado por un viejo enemigo. Quedó tan herido que prácticamente no se le reconocía el rostro. En este momento de desesperación personal, Caravaggio reafirma su idea de que Dios es luz, como lo había tratado de demostrar en sus cuadros. Murió el 18 de julio solo, desahuciado y al borde de la demencia. Hoy en día es considerado uno de los pintores más importantes en el arte. Gracias a él el estilo barroco duró en la gloria durante más de un siglo y sigue siendo venerado en el presente. Además, en palabras de André Berne-Joffroy, “comenzó con su arte algo más simple: la pintura moderna”. También le debemos que refinó la técnica del claroscuro para comenzar a darle más dramatismo a las pinturas.

Las siguientes obras son poco conocidas puesto que la mayoría están resguardadas en colecciones privadas. No todas las personas logran verlas en persona.

“La coronación de espinas” – (1602-1604)

A pesar que la temática de la pintura es dolorosa, “La coronación de espinas” emite una impresión de belleza. Caravaggio presenta la escena previa a la crucifixión de Cristo. La luz sale de una esquina y desemboca justo donde se encuentra el mártir. De esta forma el autor muestra el lugar donde se debe prestar atención. Está ubicada en el museo Kunsthstorisches en Viena. La obra nunca sale de ese lugar.


“El entierro de Santa Lucía” (1608)

pinturas de Caravaggio / Entierro de Santa Lucía

Esta pintura es una de las más sobresalientes obras de Caravaggio debido a la pulcritud de la técnica empleada. Sin embargo, muy pocas personas están familiarizada con ella porque nunca deja su hogar en Sicilia, dentro de la iglesia de Santa Lucía. La obra muestra los últimos momentos de la mártir, quien se sacrificó por un grupo de mendigos.


“La cena de Emaús” (1961)

pinturas de Caravaggio / Cena de Emaús

El cuadro ilustra el pasaje bíblico donde Jesús resucitado está cenando cono dos de sus discípulos. Con el estilo tenebrista, las sombras y la escasa luz, se intensifica el drama del momento. Para poder conoce esta bella pintura de Caravaggio hay que viajar hasta la Galería Nacional de Londres.


“La captura de Cristo” (1602)

pinturas de Caravaggio / captura de cristo

“La captura de Cristo” estuvo perdida durante casi dos siglos. La Galería Nacional de Irlanda la encontró colgada en el comedor de una comunidad jesuita en Dublín, hace bastante tiempo. Para evitar que se pierda de nuevo por el mundo, la obra nunca sale de la Galería. Caravaggio nuevamente imprime el realismo crudo y lo intensifica con las luces. Lo más iluminado es el rostro de Cristo, quien tiene un semblante de sufrimiento y pena.


“El tocador de laúd” (1596)

pinturas de Caravaggio / tocador de laúd
Una famosa composición de Caravaggio, el tocador del laúd es un hombre joven con el pelo oscuro tocando el laúd. Está sentado en una mesa cubierta con una tela roja sobre la que descansan otros instrumentos musicales y unas partituras. Hay tres variaciones de este trabajo, con esta versión particular de estar en la colección Wildenstein. Sin embargo, no todo el mundo está de acuerdo en que esto es de Caravaggio.


“María Magdalena en éxtasis” (1606)

pinturas de Caravaggio / María Magdalena

Otro tema que Caravaggio pintó en repetidas ocasiones a lo largo de su carrera. Se cree que la versión original de “María Magdalena en éxtasis” es de 1606 y hoy descansa  tranquilamente en una colección privada de un adinerado europeo. Debido a ese motivo es muy poco conocida, al grado que se llegó a dudar de su veracidad. Fue la especialista en arte Mina Gregori se cercioró que fue hecha por las manos del gran maestro.


“El sacrificio de Isaac” (1598)

pinturas de Caravaggio / sacrificio de isaac

“El sacrificio de Isaac” es otra obra religiosa de Caravaggio, pintada en 1598. Representa el momento cuando Abraham está a punto de sacrificar a su hijo, pasaje que viene dentro del Antiguo Testamento. Esta obra se encontró siglos después de ser pintada, por lo que se pone en duda su originalidad. La opinión de los expertos es dividida, algunos lo afirman y otros lo niegan. Si fuera cierto, sería la primera versión pintada sobre este relato bíblico, pues existe otra versión a principios de 1600.


“La conversación de San Pablo” (1600-1601)

pinturas de Caravaggio / conversación de san pablo

“La conversación de  San Pablo” pertenece a la colección privada de Odescalchi Balbi en Roma. La califican como una pintura hermosa, dinámica, llena de movimientos y emociones, que se enaltece por el uso brillante de Caravaggio del tenebrismo. La obra sólo se muestra al público en ocasiones especiales, por lo tanto, lo más probable es que mucha gente nunca la vea en persona.

Fuente Original