cartas

Encontrar el amor al otro lado del mundo es algo común en la actualidad gracias a internet. Sin embargo, desde el siglo pasado se concretaban parejas y hasta matrimonios a larga distancia por medio del shashin kekkon o casamiento por carta.

En la época de la Revolución Mexicana muchos inmigrantes japoneses participaron en los movimientos armados y cuando estos cesaron se asentaron en el país en busca de mejores posibilidades de vida.

La mayoría de los japoneses eran jóvenes y comenzaron a formar familias. Algunos formaron matrimonios con mexicanas pero muchos otros buscaron el amor en su país de origen.

cartas

Por medio de cartas fue que conocieron a sus compañeras. En ellas les brindaban información sobre sus familias y sobre a qué se dedicaban. También estaban acompañadas por alguna fotografía.

Fue así que la comunidad japonesa fue creciendo en el país y de esto da cuenta el historiador Sergio Hernández Galindo, investigador de la Dirección de Estudios Históricos del INAH, en su libro Los que vinieron de Nagano. Una migración japonesa México.

El segundo capítulo de este libro cuenta las diversas etapas de la migración japonesa y explica cómo se fomentó el sistema yobisyose, por el cual los japoneses con suficientes recursos podían traer a una esposa de la misma provincia de donde habían nacido.

cartas

Las familias de los japoneses que radicaban en México los ayudaban a encontrar una esposa, dado que ellos no podían regresar. Incluso se acercaban a personas que se dedicaban a presentar parejas.

Gracias a este sistema la práctica del shashin kekkon se hizo más popular en todas las comunidades japonesas de América Latina.

Después de algunos intercambios de misivas, la pareja estaba esperanzada con conocerse en persona y que su relación tuviera un futuro. Sólo tenían que esperar algunos meses para que se juntaran los ahorros y pudiera llevarse a cabo el largo viaje que concretaría, finalmente, el romance.

Fuente Original