Hay ciudades discretas, veladas por un hilo de niebla, de las que es fácil querer huir. Y luego están las ciudades bulliciosas y con mucho carácter. Coloreadas, pintorescas, de mente abierta y siempre muy llamativas. Échale un vistazo a las ciudades y los barrios con más color del mundo.

1. ISLA DE BURANO – VENECIA

Se llega (¡cómo no!) desde el agua y nada más poner los pies en la tierra estarás en la isla con más colores del mundo, a tan sólo 40 minutos de Venecia. Burano es una delicia de pinceladas de color y sombras en tonos vibrantes y luminosos. La leyenda cuenta que las casas estaban pintadas con colores brillantes para que los pescadores de la laguna reconocieran su propia casa en los días de niebla. Los destellos de azul y púrpura contrastan con el blanco puro de los encajes de las mujeres del lugar. Tómate un respiro en la plaza Galuppi, camina a lo largo de los canales y saluda a la isla de los mil colores. ¡Querrás volver!

 

2. LONGYARBYEN – SVALBARD – NORUEGA

En las tierras árticas de Noruega, y en concreto en Longyarbyen, hay un grupo de casas “pop” que destacan sobre un paisaje de un blanco cegador. La capital de la isla de Svalbard es un pueblo pequeño que te sorprenderá por la belleza del entorno y los fabulosos colores de las casas que rompen con la monotonía nívea del hielo infinito. ¿Dónde, si no aquí, se podría apreciar la belleza de los colores brillantes? Anímate y visita el lugar.

Y ya que estás en Noruega a lo mejor te apetece alojarte en un hotel de hielo o ver auroras boreales.

3. BUENOS AIRES – ARGENTINA

Al sureste de Buenos Aires se puede ver el “museo al aire libre” de La Boca, el barrio comercial desarrollado entorno al puerto de la ciudad, lugar de llegada de los inmigrantes italianos y españoles. Da un paseo a lo largo del Caminito, una calle peatonal muy colorida y animada por murales y grafitis de muchos artistas locales. Déjate seducir por el ambiente de otra época que reina aquí: el olor del café, las notas de un tango en la distancia y la vivacidad de la vida cotidiana que dan vida a la calle. ¿Quién querría irse?

4. JODHPUR – INDIA

Si estás planeando un viaje a la India, uno de los lugares en los que te dejarás un trocito de corazón es Jodhpur. La “ciudad azul” es un castillo de encaramadas y callejones y patios interminables. El color azul profundo que colorea las casas locales identificaba hace tiempo las casas de los miembros de la casta de los brahmanes. Del azul intenso al índigo o al cobalto, es una inmersión en una cultura tan lejana y misteriosa como fascinante. ¿Te animas?

 

5. ST JOHN’S – CANADÁ

El centro de esta ciudad en la isla de Terranova, en Canadá, ha recibido el apodo de “Jellybean Row”, lo que vendría a significar “la hilera de casas de gominola”. Y, francamente, no hace falta explicar el porqué de este nombre. Tal y como pasa en Burano, las casas se pintaron de colores vivos para que los pescadores pudieran divisar sus hogares desde el mar. Recuerda un poco a San Francisco, pero tiene un carácter propio, alegre y desenfadado.

6. MANAROLA – ITALIA

La belleza de Cinque Terre no se discute, ni tampoco la sorprendente variedad de colores de sus casas de campo con vistas al mar. Manarola es una aldea de la ciudad de Riomaggiore y con sus callejuelas estrechas, vistosos edificios, la Vida Belvedere y su bajada al mar es una pequeña joya que se tiene que visitar por lo menos una vez en la vida. Y sí, es una de las ciudades con más colores del mundo. Así que aprovecha y escápate unos días.

7. WROCKLAW – POLONIA

Una de las ciudades más características y coloreadas de Europa, con hileras de casas de colores con el techo inclinado que animan el centro de la ciudad. Wroclaw es una ciudad joven, la Polonia más alegre y creativa. El espíritu de los estudiantes se refleja en los toques vibrantes de color que iluminan el centro histórico en una hilera de tonos brillantes y pastel.

8. ESTOCOLMO – SUECIA

La fría Suecia sabe cómo calentar los corazones de los turistas que visitan la capital. En Gamla Stan, en la plaza de Stortoget tendrás que hacerte la foto de rigor. En el corazón del casco antiguo de Estocolmo, a pocos pasos del Palacio Real, las imponentes fachadas de colores de los edificios son un espectáculo para la vista. Ocre, rojo, verde… es una explosión de tonos vivos que seguro que ayuda a soportar mejor los rigores del largo invierno.

 

9. PROCIDA – ITALIA

Esta isla volcánica, la más pequeña de Ischia y Capri, tiene un encanto único e inigualable. Procida ha conservado su espíritu salvaje y más auténtico. Villas, casas e iglesias para enmarcar en un pueblo maravilloso con unas vistas increíbles. Hogares en tonos pastel que se reflejan en las aguas cristalinas…

10. BRISTOL – REINO UNIDO

Por tamaño, es la octava ciudad del Reino Unido. Pero quizás es más famosa por la variedad de colores que distingue a las viviendas locales. Casas adosadas y georgianas que van del azul al rojo, para luego pasar al verde y animar el barrio de Clifton. Los colores brillantes contrastan entre ellos en una combinación de diseño y tonos vistosos que te harán frotarte los ojos durante horas.

 

Fuente Original