MUESTRA CENTRAL EN EL MUELLE HISTÓRICO DE ANTOFAGASTA

Como en cada edición de SACO, un jurado selecciona las propuestas enviadas por cientos de artistas internacionales para conformar la exposición central del evento, que se viene presentado durante los últimos años en el Muelle Histórico Melbourne Clark de Antofagasta. La selección de los participantes toma en cuenta tanto la calidad de las propuestas como su pertinencia a la línea curatorial y al espacio exterior a intervenir.

De los 227 proyectos recibidos este año, provenientes en su mayoría de países de América -Chile, México, Argentina, Colombia, Venezuela y España-, así como de Europa, el jurado seleccionó los siete que integrarán la exposición en el muelle:

Fragmentos de Memoria, de Valeria Fahrenkrog (Chile-Alemania), una copia del monumento a José “Chango” López (Osvaldo Ventura, 1974), primer habitante de Antofagasta. La escultura, destruida en el intento de traslado desde su ubicación frente al Hotel Antofagasta en el 2008, no pudo ser rescatada.

Chánove, de Gergana Elenkova (Bulgaria), un paisaje sonoro-visual natural inserto en las particulares condiciones climáticas de Antofagasta.

Topófono, de Juan José Alfaro (Costa Rica), una instalación que conlleva dos aspectos sensoriales: el lumínico y el auditivo. El límite en el muelle será el punto de partida para recoger las vibraciones y aspectos más fundamentales del mar y la ciudad.

-¡En tu seno, oh Libertad!, de Barbara Schall (Brasil), una obra que aborda temas históricos, políticos y sociales de su país relacionados con la historia colonial de América Latina y la violencia contra la mujer. Una bandera confeccionada con telas de distintos colores evocará esta diversidad y fractura.

Mineralogía del Ser, de Thiago Guedes (Brasil), una serie de esculturas de película espejada y barras metálicas que darán forma a piedras alineadas en el paisaje para la orientación espacial de los pueblos ancestrales. El conjunto de formas emerge de la geometría fractal de las piedras reales de las minas desactivadas de Antofagasta, convocando a la memoria minerológica del lugar.

Like my father – like my son, de Tomasz Matuszak (Polonia), una instalación de letras en bloque en el techo de la estructura de madera del muelle que se refiere al traspaso de creencias y costumbres de generación en generación.

Hummingbird #3, de Rodrigo Toro (Chile), un dispositivo que funciona como un tocadiscos activado por el viento del muelle. Las variaciones en el viento causarán cambios en la velocidad de reproducción, distorsionando el sonido de los discos, consistentes en música y relatos locales.

El jurado para la convocatoria 2018 estuvo integrado por la española Inés R. Artola, historiadora del arte, curadora y musicóloga; Gloria Cortés Aliaga, historiadora del arte chilena y curadora del Museo Nacional de Bellas Artes de Chile; Sebastian Cichocki, curador en Jefe del Museo de Arte Moderno de Varsovia (Polonia); la costarricense Lola Malavasi, co-directora y encargada de proyectos de educación del espacio independiente TEOR/éTica, en Costa Rica; y Dagmara Wyskiel, artista y gestora cultural polaca, y directora de SACO.

La muestra de la convocatoria internacional estará abierta al público desde el 9 de agosto hasta el 14 de septiembre del presente año. Previo a la inauguración, los ganadores realizan una residencia en ISLA (Instituto Superior Latinoamericano de Arte), fundado en Antofagasta por el Colectivo SE VENDE, para la materialización y montaje de sus obras. Luego de la inauguración, los artistas seleccionados en la convocatoria harán un viaje de contextualización a Quillagua, el lugar más árido del planeta.

Fuente Original