Mujeres, flores y animales,  un conjunto que pudiera ser de lo más habitual, en la mente del Aykut Aydoğdu (Turquía) se convierte en escenas surrealistas llenas de provocación. Sus ilustraciones digitales consiguen que naturaleza y mujer trasmitan un seductor misterio, un juego irónico con la soledad y la tristeza que encaja perfectamente con el uso decidido que hace del color.

 

Aykut Aydoğdu genera imágenes que tienden a conectar el inconsciente colectivo con ese otro, el personal, el nuestro, ese yo con el que todos tenemos, una veces, la sensación de cargar, y otras, la de ser nosotros quienes cargamos sobre él; personajes que rezuman aislamiento y melancolía, que se encuentran en ese instante en que lo real y lo ficticio se unen; manejando emociones, transmitiendo delirios.

dreamer culturainquieta8

Que desprende inconformidad es evidente, que lo cotidiano le resbala también, y aún así, sus surrealistas secuencias son asumibles, incluso por mentes poco dadas a la imaginación; como si, por más que no esté conforme con la norma imperante, no pueda deshacerse del todo de ella.

Con sus herramientas digitales es capaz de imitar a la perfección la técnica manual, sus texturas de óleo lo certifican, o sus simulaciones del grafito lo atestiguan

 

Fuente Original