Es un hecho que la cultura Japonesa debe ser una de las más amables y respetuosas (sobre todo con la tercera edad), a pesar de que, cuando llega la noche, sus pobladores visiten Love hotels, tengan fiestas sexuales privadas y recurran a bizarros bares. El fotógrafo polaco Pawel Jaszczuk recorrió estos lugares y documentó durante tres años el lado más pervertido de Tokio.

Pawel Jaszczuk visitó cada uno de los lugares más ocultos de Tokio y Kinky City fue el libro que nació gracias a esa búsqueda. Este libro, a través de fotografías, muestran lo que obtuvo Jaszczuk en su búsqueda del Tokio nocturno durante tres años.

Si bien las imágenes que veremos a continuación podrían ser fuertes o extrañas para nuestra cultura occidental y la perspectiva en la que tomamos el sexo, Natalia Czarkowska, la escritora del prólogo del libro, aclara algo antes de tomar nuestros prejuicios.

Sexo, erotismo, pornografía, todo forma parte de la vida, especialmente en el arte, es una necesidad humana natural, que en Japón no está sometida a evaluación moral. Lo que alguien haga con su cuerpo es asunto suyo.

Claramente se produce una discordancia con nuestra cultura sexual basada en el tabú versus la libertad y el respeto ancestral que caracteriza a Japón.

Kinky_City_Pawel_Jaszczuk_controvertido2

Kinky_City_Pawel_Jaszczuk_controvertido8

Kinky_City_Pawel_Jaszczuk_controvertido10

Kinky_City_Pawel_Jaszczuk_controvertido11

Kinky_City_Pawel_Jaszczuk_controvertido12

Kinky_City_Pawel_Jaszczuk_controvertido14

KINKY CITY

jaszczuk_4

24_1

Kinky_City_Pawel_Jaszczuk_controvertido16

 

 


Si disfrutaste este artículo, síguenos en:

Fuente Original

Compartir