Pedro José Pradillo muestra en esta feria madrileña unos collages tridimensionales, cajas a modo de teatrillos, que reinterpretan en clave actual esta serie del pintor de Fuendetodos. Al igual que Goya arremetió en este trabajo contra la sociedad de su época denunciando desde el abuso que sufrían las mujeres, la prepotencia de las órdenes religiosas o la corrupción de los gobernantes españoles, este artista ha actualizado en clave goyesca la realidad de la sociedad actual

Francisco de Goya comenzó esta serie compuesta por 80 grabados al aguafuerte en 1746 y la finalizó en 1828, viéndose por vez primera en público en 1799. En estas estampas el pintor enjuicia la sociedad de su época, para lo que se sirve de los siete pecados capitales, gula, ira, soberbia, lujuria, avaricia, envidia, pereza, y a través de ellos mostrar un espectro amplio de los males que aquejaban a España en esa época. Desde el abuso del que era víctima la mujer, el neopotismo de los dirigentes religiosos y la Inquisición o la corrupción de los gobernantes.

50. Los Chinchillas, 28,5 x 22,5 10 cm. “No seas bufón de Corte”, D.K. “Los necios preciados de nobles siempre están con su executoria al pecho, reclinados desidiosamente, rezando como unos fanáticos el rosario, y bostezando. La ignorancia les alimenta generosamente, y tienen su entendimiento cerrado a candado” (Ms. Biblioteca Nacional). Arriba, 7. Ni así la distingue, 34,5 x19,5 x 11 cm. “No confundas la maldición de tu elección con la opresión de clase”, D.K. “¿Cómo ha de distinguirla? Para conocer lo que ella es no basta el anteojo, se necesita juicio y práctica de mundo y esto es precisamente lo que le falta al pobre caballero” (Ms. Museo del Prado).

Partiendo de este trabajo de Goya, el artista Pedro José Pradillo ha reinterpretado en clave actual esta serie de Goya. “Mi trabajo, ante la coyuntura general de crisis que caracteriza a este periodo histórico en que vivimos, ha consistido en realizar una serie de composiciones que actualizan las estampas y contenidos que conforman los Caprichos, sirviéndome de los múltiples recursos, escándalos y situaciones escabrosas, que pone a nuestro alcance la realidad de la sociedad actual y que poco difieren de lo examinado y denunciado por Goya”, explica Pradillo sobre este proyecto que presentó anteriormente en la sala de Ibercaja de Guadalajara y que ahora puede verse en la feria de JustMad de Madrid.

61. Volavérunt, 31,5 x 24 x 11,5 cm. "No estés contento con tu destino, porque sólo los imbéciles lo están", D.K. "El grupo de brujas que sirve de peana a la petrimetra más que necesidad es adorno. Hay cabezas tan llenas de gas inflamable que no necesitan para volar ni globo ni brujas. (Ms. Museo del Prado)

61. Volavérunt, 31,5 x 24 x 11,5 cm. “No estés contento con tu destino, porque sólo los imbéciles lo están”, D.K. “El grupo de brujas que sirve de peana a la petrimetra más que necesidad es adorno. Hay cabezas tan llenas de gas inflamable que no necesitan para volar ni globo ni brujas” (Ms. Museo del Prado).

El proyecto lo comenzó en 2014 y el artista cree que lo finalizará en el primer trimestre de 2018. Formalmente, ha optado por continuar con el formato que caracterizó sus composiciones en la etapa de 1986-96, cajas de madera, a modo de teatrillos o escaparates, “tematizadas con objetos encontrados de distinta índole, y contextualizadas con materiales dispares”, añade Pradillo. En todas las obras ha añadido, a modo de referencia, el título y el motivo del capricho de Goya.

19.- Todos caerán, 31 x 21 x 17,5 cm. No seas tolerante por cortesía. D.K. Una puta se pone de señuelo en la ventana, y acuden militares, paisanos y hasta frayles y toda especie de abechuchos reboloteando alrededor; la alcahueta pide a Dios que caigan, y las otras putas los despluman, y hacen vomitar, y les arrancan hasta las tripas como los cazadores a las perdices. (Ms. Biblioteca Nacional)

19. Todos caerán, 31 x 21 x 17,5 cm. “No seas tolerante por cortesía”, D.K. “Una puta se pone de señuelo en la ventana, y acuden militares, paisanos y hasta frayles y toda especie de abechuchos reboloteando alrededor; la alcahueta pide a Dios que caigan, y las otras putas los despluman, y hacen vomitar, y les arrancan hasta las tripas como los cazadores a las perdices” (Ms. Biblioteca Nacional).

También ha incorporado a esta serie las sanciones del poeta y novelista serbio Danilo Kiš (1935-1989) de sus Consejos a un joven escritor, un ensayo que se publicó en marzo de 1980 en El País dominical y en el que el escritor facilitaba una serie de “conceptos a los creadores para que se pudiesen forjar una personalidad crítica e independiente frente a la sociedad y a las élites de cualquier índole y tendencia política”. Como explica Pradillo era una manera de ampliar el contenido y el concepto del capricho. Y de ahí el nombre de la serie, Besos y Caprichos, ya que el poeta también era motor creativo al igual que Goya, tradujo su apellido de una manera un tanto libre y desde una perspectiva anglófona (kiss) y de ahí, al castellano (besos).

 

 

 

Fuente Original

Compartir