“¡Color! ¡Qué lenguaje profundo y misterioso, el lenguaje de los sueños!”.
Paul Gauguin

Se dice que existen tantos colores como miradas en el mundo, una gama infinita de tonos distintos entre la luminosidad pura del blanco y la ausencia en el negro. En la infancia nos limitan a pintar y trazar la vida casi genéricamente, colorear un día en el jardín nos guía automáticamente al pasto verde en líneas quebradas, a las flores con centro amarillo y pétalos rosados, al sol en una de las esquinas superiores como un gran círculo rodeado por líneas anaranjadas, acompañado por curvadas nubes azules… y así, sucesivamente, reproducimos formas y figuras básicas.

En la historia del arte, fue hasta principios del siglo XX cuando apareció el fauvismo, una corriente pictórica resultado de las revolucionarias vanguardias y la ola de rupturas visuales que generaron los estilos del postimpresionismo, que demostró que la mirada figurativa no es la única posibilidad. Matisse invitaba a los artistas a buscar la forma más enérgica de color posible, y aseguraba que el contenido carecía de importancia; así lo hizo André Derain, quien logró encontrar aquellas conexiones entre los matices y el espíritu para transmitir a través del paisaje la sensación de que cada quien es libre de colorear su propio mundo; mientras que Paul Gauguin desarrolló una sinergia con la naturaleza donde los contrastes son la clave para desafiar el cromatismo de lo real y retratar lo exótico como algo exquisito, más allá de los sueños.

El color se posicionó así como un lenguaje universal que nos revela y contagia emociones, empleado por la publicidad y el diseño, herederos de la estética del arte pop entre las viñetas del cómic de Lichtenstein y las serigrafías de Warhol que convirtieron a los ídolos en inmortales obras de arte.

fauvismo-maurice-de-vlaminck

A continuación te presentamos algunos artistas que retoman la expresión cromática como narración, cinco artistas que intervienen la realidad con su propia energía multicolor, y nos regalan en cada una de sus obras un caleidoscopio para conocer diferentes temas abordados desde las tonalidades, representantes contemporáneos de la libertad fauvista y el espíritu pop para revolucionar y hacer vibrar al mundo.

 

Lourdes Villagomez
penacho muerte lourdes villagomez

Lourdes Villagomez reinterpreta la cultura popular mexicana con los colores que nos caracterizan, tonos alegres, festivos y fuertes que armonizan con una nación que presume su potencial como capital cultural, como con el rosa mexicano de sus artesanías hechas con el espíritu inquebrantable que fusiona el México prehispánico  y las raíces indígenas con una cultura contemporánea. Sus obras reflejan el orgullo de habitar un país privilegiado por la diversidad de flora, fauna y paisajes que descienden desde las sierras montañosas de cobre hasta las playas de arena blanca pintadas por las mareas en mil tonos de azul. La obra de Villagomez es un tributo en acrílico a la tradición que vive en los bordados de nuestros trajes típicos, en las piñatas de las posadas y en el papel picado que acompaña a las catrinas que adornan nuestros altares del día de muertos.

Villagomez lourdes

pavorreal Lourdes Villagomez

modular lourdes villagomez

Nikki Farquharson

Nikki-farquharson-colormujer

Farquharson resalta la apariencia femenina en una intensa explosión con una estética similar a los retratos que aparecen en revistas de moda y diseño, utiliza, además, al color para seducir al espectador. Atrevidas y vibrantes son las ilustraciones de Nikki Farquharson, pues liberan en el papel las texturas del deseo.

nikki-farquharson-ilustracion

nikki-farquharson-falda

Nikki1

Allan Villavicencio

oficina allan villavicencio

Los lugares se transforman en atmósferas cuando el pigmento habita el lienzo; los espacios que creemos conocer se transforman y se convierten en dimensiones alternas donde la imaginación entra en escena.  Entre matices y tonos, la obra de Allan Villavicencio es una experimentación del espacio, un universo de contrastes que juega con la mente del espectador. Lo que observamos podría ser un sótano, pero también podría ser un sueño, un plano fantasmal o nuestra habitación contemplada a través de cristales de colores, nadie está en lo cierto.

Villavicencio videodrome Allan

Sin nombre-10

Sin nombre-1

Grégory Gaydu

Día 30

Entre el performance, la fotografía y el action painting, resulta un desafío definir la obra de Gaydu, compuesta por explosiones de personalidad. Frente a la cámara de Grégory Gaydu parece revelarse aquello que habita en nosotros,  somos dualidad, una mitad oscura e incierta y otra luminosa, teñida por nuestras pasiones y emociones. Esta naturaleza subjetiva es la que retrata el artista, quien realiza una construcción visual que presenta los colores de nuestro interior.

Día 16

Día 11

Día 2

Mademoiselle Maurice

instalación-mademoisellemaurice

Ella es una de esas artistas que dejan su huella en el mundo, y lo hace mediante composiciones de papel; retomando la técnica del origami, Mademoiselle Maurice compone murales en tercera dimensión que sólo pueden descifrarse desde la distancia. Sus mensajes caleidoscópicos se apoderan de las calles, en un acto de rebeldía y pasión por la creatividad que siempre encuentra distintos caminos para conectarse con quienes le rodean.

mademoiselle-Maurice-origami

miss-Maurice-playa

Mademoiselle-Maurice-de Origami-Street-Art-1
Lourdes Villagomez, Allan Villavicencio y Gregory Gaydú forman parte de la selección de las 22 promesas del arte y la creatividad en México, una apuesta de Cultura Colectiva que busca impulsar el desarrollo del sector cultural en nuestro país a través de la gestión de exposiciones y la generación de estrategias de contenido digital.

Conoce más de este proyecto en:
Las 22 promesas del arte y la creatividad en México
CC186

creativos-cc


Fuente Original