Esto sí que es reciclaje. Han recuperado 133 tambores de lavadoras que iban a acabar en algún vertedero y las han convertido en lámparas para instalar en la calle a modo de farolas que proyectan luces multicolor. La idea ha venido de una asociación cultural portuguesa de la isla de Madeira, desde donde han trabajado pacientemente a lo largo de seis meses para conseguir este increíble trabajo con un resultado espectacular.

Muchos Ayuntamientos podrían tomar nota para reciclar ahorrando gasto público con ideas tan ingeniosas como ésta. De hecho, en este caso, trabajadores del ayuntamiento ayudaron a realizar la instalación.


Los voluntarios recolectaron tambores de lavadoras durante 6 meses

Prepararon los tambores

Fuente Original