Hablar de arte, como de muchas disciplinas que se han transformado a lo largo de los años y se han especializado mediante diversos puntos de vista, significa poder hablar desde nuestro presente sobre lo que ocurre a nuestro alrededor estético, sí, pero también mirar hacia el pasado de manera más critica. Reconsiderar las prácticas artísticas del siglo pasado, por ejemplo, y replantear los juicios con que era tratado un objeto o una acción en la antigüedad. Si miramos con un poco más de detenimiento, incluso se han dado nuevas catalogaciones o detalles en torno a cosas que pasaron desapercibidas hace miles de años o fueron desdeñadas por la crítica hace unos cuantos meses.


Por mencionar una situación en concreto, podemos recordar esa época en que los alemanes estaban fascinados por el Antiguo Egipto e intentaban desaforadamente encontrar alguna maravilla en las ruinas que se pudiera llamar arte. Lo que en un origen no era más que ordinario o ritual, hoy es artístico gracias a la mirada germana de la arqueología. Desde el siglo XVIII, con todas las excavaciones y saqueos que se ejercieron en los restos egipcios, los especialistas de Alemania contribuyeron a la historia del arte y la egiptología con miles de textos que crean, transforman y comparten un lenguaje maravillosos que hoy se puede utilizar en muy diversos contextos.

Cabe destacar que durante la II Guerra Mundial, el movimiento de estos grupos europeos les llevó hasta tierras norteamericanas, ampliando aún más su impacto en la jerga especializada de la investigación y teoría artístico-histórica. Entre todos esos, podemos rescatar 6 que son en extremo interesantes y útiles para el análisis atemporal de muchos ejercicios.

Wunderkammer

Podemos empezar por éste que significa realmente “gabinete de curiosidades”; una especie de protomuseo que hace siglos mostraba los hallazgos más exóticos de una investigación o de un saqueo. El ímpetu de estos carros itinerantes fue un poco lo que inspiró la creación de los museos de historia natural o cultural.

 

arte en aleman gabinete

Gesamtkunstwerk

La obra total de arte según algunas traducciones; es decir, la composición de diferentes formas en una sola que pudiera llegar a ser tan compleja, tan grande, que se hace épica. La extensión de una idea a cualquier terreno que pudiera aceptarla. Todavía se usa el término, pero para hacer referencia a instalaciones o a multimedias.

 

arte en aleman wagner

Gestalt

Aunque es un término conocido en la psicología, es una palabra que se traduce al español como “forma”. En un sentido estético, esta palabra se asocia a la importancia o a los distintos modos de percepción que se tiene un fenómeno óptico, visual o ilusorio.

arte en aleman gestalt

Kunstwollen

arte en aleman voluntad

Muchas veces esta palabra se ha traducido como “la voluntad del arte”, pero su significado es más complejo que eso; el concepto engloba al espíritu de una determinada era y la autonomía que tiene el arte para adaptarse a él o irse modificando con él.

 

 

Einfühlung

arte en aleman pollock

Puede traducirse einfühlung como empatía, sí, pero lo realmente hermoso de la palabra en alemán es que en realidad se refiere a ese sentimiento de compenetración con la obra. De estar tan cercano a ella que causa emociones sin importar sus formas; como cuando se ve un Pollock y se siente algo en el pecho a pesar de no ver claramente una silueta reconocible en él.

 

 

Engram

La más mágica de todas las palabras aquí enlistadas. ¿Por qué? Porque no se puede traducir; un engram (o engrama, como se le ha intentado nombrar en el español) es la impresión que ha dejado el arte en la memoria. Impresión que de hecho no fue otra cosa más que una experiencia estética y no se remite al arte, sino que puede darse en varios contextos de lo visual.

arte en aleman empatia

Ahora, con este nuevo glosario de palabras rimbombantes, podemos expresarnos con un poco de propiedad internacional ante ciertas cosas que nos llaman la atención al visitar un museo o al vernos envueltos en situaciones que lo ameriten.

Fuente Original

Compartir