Muchas personas temen preguntar qué necesitan para crear arte, para convertirse en exitosos artistas que coticen su trabajo y sus creaciones a cantidades estratosféricas. Solemos pensar que el arte actual es una tomada de pelo, que no existe una apreciación real de la obra y hasta nos dignamos a profesar “eso lo pude haber hecho yo”… ¿o no? En realidad, el concepto de arte y artista ha cambiado tanto que, de un modo, se ha difuminado en aquello que parece etéreo.

No todos podemos hacer arte, pero aquel que tenga un buen discurso, una gran idea y la creación de una pieza que se convierta en algo sublime, podría preguntarse por qué el éxito aún no llega a su puerta si parece que está haciendo todo bien; el mercado del arte ha evolucionado, las piezas artísticas ya no son lo mismo que antes y… en ocasiones, necesitarás un poco de ayuda para hacer tus sueños realidad, aunque el orgullo no te deje aceptarlo y aunque parezca que has perdido todo tu tiempo encerrado en un estudio en lugar de ir a buscar patrocinios y galerías que exhiban tus creaciones.

Seguramente en la escuela no te lo dijeron; es muy probable que hayas pensado que lo único que necesitas es maestría, técnica y talento; existe la posibilidad de que ni siquiera ir a la academia por cuatro años te garantice un futuro en los libros de arte que se escribirán más adelante, pero, entonces, ¿cómo hicieron esos artistas que ahora exhiben en galerías, museos y son aclamados por la crítica para ocupar ese lugar que parece tan lejano e inalcanzable?


Probablemente ellos sabían estos cinco secretos de los que tú no tenías idea.

Oferta y demanda

Tal vez durante toda la historia del arte, éste se ha regido por tendencias. Cuando alguien hace un cambio drástico como el concepto de belleza, estética o proporción, los demás artistas deben cambiar o morir. Lo mismo pasa en la actualidad, pero con gran rapidez y yuxtaposición de conceptos. Mientras unos voltean al arte clásico y repudian al arte contemporáneo, los otros basan su discurso en la idea mucho más que en lo representado.

El consumo del arte ya no se queda en los museos y las galerías. Tampoco se centra en un público selecto que se reúne en un café para hablar de la creación artística… si buscas dedicarte al arte en el siglo XXI es importante tener en cuenta el público al que dirigirás tu obra, cómo la representarás y qué discurso presentarás. El culmen de este punto sería que tú lograrás marcar las tendencias.

Ahora con el poder de la globalización, los medios de comunicación e información, hay cada vez más involucrados en nuestra vida diaria, la “civilización del ocio” ha encontrado un nuevo equilibrio en diferentes jerarquías, como lo observamos en la pirámide de Maslow. La creación y el consumo del arte aumenta drásticamente y al mismo tiempo, la utilidad del arte es mayor. 

artista secretos para dedicarte al arte

“Todo es una copia de la copia y todo el mundo se ha olvidado de ese pequeño detalle”.



Mecenazgo

Seguramente has oído hablar de los Médici, de Edward James, de Gertrude Stein y en México de Antonieta Rivas Mercado como aquellos que impulsaron a grandes artistas. Ellos han sido considerados los impulsores de la cultura; sin embargo, te preguntarás si sólo las personas que tienen contactos y posibilidades económicas tienen la oportunidad de dar a conocer su obra. Hoy, muchos artistas comienzan como publicistas y la verdad, la publicidad se ha convertido en el gran mecenas del arte del siglo XXI, tal como lo asegura Eric Hobsbawm. Así, las empresas privadas son grandes impulsores de la difusión cultural de todo el mundo.

El Estado, con diversos programas, concursos y becas, también se convierte en un gran recurso para aquellos artistas que apenas comienzan a dar a conocer su arte; sin embargo, a pesar de que debería ser el difusor principal, éste cada vez parece desvincularse más de lo que debiera, probablemente debido a la reducción del gasto público. Así, recuerda que tal vez debas empezar vendiendo tus creaciones artísticas al mejor postor y satisfacer a aquellos que pagan el precio justo por tu trabajo, pero no olvides que así empiezan muchos.

 

oferta y demanda secretos para dedicarte al arte



Originalidad

¿Qué es la originalidad? En realidad, algo efímero, imposible, un absurdo que muy pocas veces se cumple. Parece que en el arte y su posterior destrucción ya todo se ha dicho… lo único que queda es reapropiarse del discurso y hacerlo único. En realidad todo es una copia de la copia y todo el mundo se ha olvidado de ese pequeño detalle. Los realistas, asegura Roland Barthes, hacen copias de la naturaleza.

Debemos enfocarnos en la creatividad en lugar de perseguir el mito de la originalidad, mismo que nos tomará toda la vida alcanzar porque, así como aquellos hombres antiguos que persiguieron unicornios a toda costa, los otros que aún se preocupan por encontrar criaturas míticas, desperdiciarás toda tu vida si planeas encontrar una obra original.

artista mujer dedicarte al arte

 

 

“Sólo el 22 % de los artistas vivos tiene un máster en Bellas Artes”.



Reproducción

Probablemente conceptos como “aura” y la pérdida de la misma aún resuenan en tu cabeza. Decía Walter Benjamin que la obra de arte pierde su aura cuando es reproducida en otros ámbitos, sin embargo, en esta época posmoderna, la reproducción se ha automatizado y este concepto comienza a ocupar un lugar primordial en las producciones artísticas de hoy. ¿Qué sería de una obra a la que no se le fotografía y difunde en redes sociales? Probablemente menos de un tercio del público la vea. No te sientas mal por difundir tu arte como sea, expande tus horizontes e intenta que el mayor público admire lo que has hecho. Las redes sociales son un gran medio de difusión, aprovéchalas al máximo.

secretos para dedicarte al arte
[Te puede interesar: El arte de la propiedad privada]


Educación

Los cánones estéticos se difuminan y muchos de ellos han desaparecido… ¿Tienes una gran idea y buscas dedicarte al arte pero no estudiaste en una academia formal y crees que no puedes hacerlo? El famoso artista mexicano Abraham Cruzvillegas en realidad estudió Pedagogía y muchos trabajos que han sido creados con maestría no son de personajes que han estudiado en grandes universidades. No hay una ventaja o desventaja real al haber estudiado una licenciatura en Arte. Según el sitio ArtFacts, sólo el 22% de los artistas vivos tiene un máster en Bellas Artes; así que no es impedimento para crear, si quieres hacer arte, que tu talento hable por ti.

 

escritorio de artista secretos para dedicarte al arte


Si estás decidido, no hay marcha atrás y de verdad quieres dedicarte al arte, sigue estos consejos para no rendirte nunca.

Fuente Original