Imagen: Pixabay

Buenas noticias para todos esos que van de artistas y no hacen más que garabatos: un nuevo estudio afirma que crear arte alivia el estrés, incluso si lo que haces es una puta mierda.

Ya hacía tiempo que sabíamos que crear arte es una buena forma de reducir las hormonas relacionadas con el estrés, pero hace poco un equipo de la facultad de enfermería y profesiones de la salud de Drexel querían ir más allá y descubrir si esta práctica ayuda tanto a artistas profesionales como a los meros aficionados. El grupo de investigación liderado por la artista y profesora adjunta Girija Kaimal armó a 39 adultos sanos, de los que menos de la mitad tenían alguna experiencia en esto del arte, con rotuladores, papel, arcilla y materiales de collage, y les dieron 45 minutos sin más instrucciones. Luego midieron en los sujetos el cortisol de su saliva, también conocido como «la hormona del estrés», antes y después de su pausa, y descubrieron que los niveles habían disminuido en un 75% de los casos. No se pudo establecer ninguna relación entre la experiencia previa de los artistas y el estrés, lo que Kaimal admite que “no fue algo sorprendente”.

«Esa es la idea central de la terapia del arte: todo el mundo es creativo y puede expresarse a través de las artes visuales cuando trabaja en un entorno de apoyo», sigue explicando. «Dicho esto, sí que esperaba que quizás los efectos fueran más intensos para aquellos que contaban con algo de experiencia previa». Tras el experimento, uno de los sujetos afirmó: «Fue muy relajante. Tras unos cinco minutos me sentí más calmado. Me dejé de obsesionar tanto por las cosas que tenía por hacer. Crear arte me permitió poner las cosas en perspectiva».

El estudio, titulado «Reduction of Cortisol Levels and Participants’ Responses Following Art Making» (Reducción de los niveles de cortisol y la respuestas de los participantes tras la creación de arte) se publicó en Art Therapy, una revista dedicada a los estudios de las propiedades sanadoras del arte. No somos quién para juzgar si el arte es bueno o malo, pero tras observar algunos ejemplos del trabajo creado durante el experimento de Kaimal, está claro que hay una gran variedad de dedicación y experiencia. Es un alivio saber que cada una de estas obras contribuyeron a calmar a sus creadores. La gran moraleja es que tanto si eres un delincuente como un bailarín de ballet, no debes estresarte si tu arte es una mierda, simplemente preocúpate por crear algo.

Aquí puedes ver el estudio completo.

Traducción de Rosa Gregori.